Se trata de una de las pocas zonas turísticas del norte de la isla con toda clase de establecimientos para atender las necesidades de cualquier visitante. Pero esto no le resta atractivo a una de las playas más bellas de la costa norte conocida como Port de Sant Miquel.

Este puerto natural que poco tiene de puerto pero en cambio sí mucho de natural, en el pasado fue un lugar de exportación de productos agrícolas y también fue frecuentada por contrabandistas que en los recovecos de esta costa encontraban escondites perfectos. Ahora el tiempo ha pasado y este bello rincón se ha convertido en un lugar perfecto para pasar un día de sol y playa en las apacibles aguas de su bahía, por eso aquí te damos cinco ideas para que aproveches cada segundo en este lugar.

espasdesilla2 Foto Ibiza5Sentidos.es

Una costa muy variada Si de algo presume esta parte de la costa es de sus variadas playas a gusto de todos. El Port de Sant Miquel abre paso a otras calitas más escondidas pero de visita obligada pues son de los rincones más cautivadores de esta zona. La primera playa que encontramos, la principal, domina las vistas de la bahía y cuenta con toda clase de servicios que la convierten en la ideal para quien quiera pasar un día de playa en familia y con tranquilidad. Si exploras la costa por el lado sur de la playa principal podrás acceder a la siguiente cala, Caló des Multons, un rinconcito marinero con unas cuantas casetas varadero y un fondo marino impresionante por explorar. Siguiendo el camino llegarás a la última playa, Pas de s’Illa que debe su nombre es debido a que esta playa es una lengua de arena que conecta a la cercana Illa des Bosc. Por tanto podemos decir que el Port de Sant Miquel tiene la suerte de ser tres playas en una.

utopia_chiringuito

Un menú de sardinada En la apartada playa des Caló des Multons existe un pequeño chiringuito de un ambiente amigable que dan ganas de quedarte eternamente. Este precioso rincón decorado en blanco y azul y toques bohemios se conoce como chiringuito Utopía y cada Viernes y Sábado, sea mediodía o noche, podrás disfrutar de un estupenda sardinada, plato perfecto para los días de verano en la costa ibicenca. Y si tienes suerte, puede que cuando les visites sea una noche musical pues en el chiringuito Utopía es común que se celebren conciertos.

bucear_en_ibiza

Descubrir el fondo marino del Port de Sant Miquel Si de verdad quieres adentrarte en las maravillas que esta zona de la isla guarda para ti, una de las mejores formas de hacerlo es ponerse las gafas de buceo y darse un paseo por el fondo marino de la zona. Para ello cuentas con el centro de buceo Diving Center San Miguel que te acompañarán paso a paso en esta expedición. Un dia de submarinismo en las aguas de Sant Miquel te permitirá descubrir la belleza de la fauna y flora marina ibicenca donde entre la gran diversidad que encontrarás destacan las praderas de posidonia oceánica, planta marina protagonista de las costas de la isla.

barco_excursion_sant_miquel_SDIM1687

Navegar por Sant Miquel Ya se ha comentado que esta parte de la isla tiene una costa de lo más variada, es por ello que hay muchas formas de explorarla. Una de las más divertidas es a bordo de una barco pues puedes desplazarte de cala en cala sin dificultades y a tu ritmo. Tienes la opción de ir en tu barca particular para poder disfrutar de un día completo en el mar, pero si quieres un plan más sencillo pero que también te permita conocer navegando esta zona, súbete al barco que te llevará a la vecina cala de Benirràs, un enclave de belleza sin igual y con acceso más fácil por mar que por tierra debido a que en verano suele estar bastante abarrotada de coches.

cueva_can_marça_ibiza

Cueva d’en Marçà, una visita diferente La mayoría de propuesta turísticas en la isla se enfocan a la playa pero en los acantilados des Port de Sant Miquel podrás hacer una de las visitas más originales de la isla pues aquí se halla la cueva d’en Marçà. Esta cueva se visita en excursiones de 40 minutos entre estalactitas y estalagmitas para descubrir en su interior restos del pasado prehistórico y una espectacular ambientación de luces y agua que la convierten en una excursión inolvidable. Aquí conocerás la historia de antiguos contrabandistas que utilizaban este lugar tan especial como escondite para las mercancías. En definitiva, un lugar distinto para ir conociendo pedacitos de la isla.