Sant Mateu d’Albarca es un pequeño, típico y tranquilo pueblo ibicenco, situado al borde de un precioso valle de tierra roja.

El centro del pueblo está integrado por la iglesia de paredes encaladas, un bar Es Camp Vell, un restaurante Can Cires y algunas casas tradicionales.

En esta zona es muy tradicional el cultivo de vid y la elaboración de vinos. Está en la zona más al norte del municipio de Sant Antoni de Portmany, en el interior de la Ibiza más rural y del campo más auténtico.