Santa Gertrudis de Fruitera es un auténtico pueblecito ibicenco donde casi siempre hay buen ambiente, es de interior y muy acogedor. En el corazón de la Isla de Ibiza. Encrucijada de caminos entre Ibiza ciudad, Sant Miquel, Sant Llorenç y Sant Mateu.

Ideal para pasar una tarde en sus terrazas charlando, pasear entre sus tiendas y galerías de arte, contemplar su bonita iglesia y comer o cenar algo ligero en alguno de sus restaurantes de cocina de vanguardia o tradicional. Siempre rodeado de mucho ambiente y con un aire muy Ibiza. Su local más famoso seguramente sea, el Bar Costa, en plena plaza de la iglesia con sus famosos bocadillos de jamón y todos esos bonitos cuadros  colgados en sus paredes.

Obligada visita.