En la isla de Ibiza todavía se pueden encontrar rincones tranquilos con encanto por descubrir. Sin duda, Sant Llorenç de Balàfia es uno de ellos. Este pequeño pueblo de interior, está localizado al norte de la isla cerca del pueblo de Sant Joan de Labritja. Rodeado de campo y bosque, es un lugar donde el tiempo pasa despacio y todo gira en torno a un mismo punto, la iglesia y junto a ella, un pequeño bar. A escasos metros del pueblo se encuentra el viejo poblado de Balàfia, constituido por cinco casas payesas con dos torres, que está considerado como uno de los ejemplos de la arquitectura tradicional ibicenca.

Post-it: En la carretera que lleva la pueblo se sitúa el Centro de Interpretación del paraje natural “des Amunts”.

Precio estimado: Asequible

Contacto: www.elsamunts.com