En la pequeña playa de Cala d’en Serra, perdida en el norte de Ibiza y de belleza inigualable, encontramos uno de los chiringuitos con más encanto de la isla. Este singular lugar que mantiene el carácter de los chiringuitos de toda la vida sirve un espectacular variedad de deliciosos cócteles además de smoothies de varios sabores. Otro de sus fuertes es la variada carta que va más allá de los típicos bocadillos ofreciendo platos tan sorprendentes como pinchos de pollo con salsa de cacahuete o las clásicas gambas a la plancha. Un lugar económico donde pasar el día y además comer con unas vistas espectaculares de fondo.

Más información