A tan sólo 8 kilómetros de Santa Eulalia, cerca de la zona conocida como Roca Llisa encontramos esta fabulosa cala ibicenca, de aire salvaje y virgen.

Una pequeña playa fuera de las rutas turísticas típicas. Para aquellos que busquen algo más tranquilo. Arena, rocas y aguas de colores turquesa… Muy Ibiza!. Para acceder a las zonas de roca hay habilitadas unas escaleras.

Playa para todo el mundo y no es raro encontrarse con algún que otro nudista. Uno de esos rincones únicos que nos ofrece la isla de Ibiza.