El pasado mes de abril, Ibiza y sus aguas celebraron una de la regatas de altura más importantes del Mediterráneo para embarcaciones de crucero a vela, La Ruta de la Sal 2012 que cumplió su 25 edición en memoria de su precursor Pepe Ferrés, cuyo trofeo porta su nombre.

Este evento deportivo tuvo lugar desde el jueves 5 al domingo 8 de abril de 2012, en plena Semana Santa. La Ruta de la Sal inició su salida desde los puertos CM Port Ginesta en Barcelona, la Versión Norte y desde RC Náutico de Dénia, la Versión Este. Los navegantes compitieron sobre un recorrido de 140 millas en dirección a la isla de Ibiza hasta llegar a la meta, en el CN Sant Antoni de Portmany.

La ruta de la Versión Norte los barcos recorrieron una distancia de 140 millas. Una navegación muy táctica y dinámica condicionada por la meteorología de la costa norte de la isla de Mallorca y los vientos de tramuntana ( norte ) y levante en donde el Spinnaker ( tipo de vela en forma de globo ) tuvo mucho que ver. En cambio, las embarcaciones de la Versión Este cubrieron una ruta de 120 millas con un exigente y activo trazado en la que coexistieron la navegación de altura con un trayecto costero ( Cap de Barbaria, Punta Rotja, Punta Muscarté y Cap Nonó ) con frecuentes cambios de rumbo. Dejando las islas de Formentera, Tagomago e Ibiza por babor.

Las embarcaciones y tripulantes se cuadraron en las siguientes categorías: ALFA, cruceros actuales diseñados desde 1998; INDIA, cruceros clásicos 10 mts de eslora diseñados hasta 1997; BRAVO, barcos clásicos de 20 mts construidos hasta 1987; CHARLIE, embarcaciones clásicas de 30 mts botadas antes de 1977; ECHO, veleros de alta competición Clase 0 del RTC ( real time clock ); DELTA, multicascos de construcción en serie y JULIET, categoría sin rating que no puntuarán en la clasificación general. Además podrán participar las clases GOLF y HOTEL, embarcaciones tripuladas por 2 y 3 personas y la categoría TANIT, cruceros en los que más del 50% de la tripulación y patrón sean femeninas.

Los participantes de la regata, visitantes y todos aquellos que se sientan atraídos por el mundo del mar tuvieron la ocasión de disfrutar de diversos actos, actividades y servicios que se organizaron en el Village de la Sal, en el puerto de Sant Antoni de Portmany. Sin duda alguna, la Ruta de la Sal se ha convertido en una regata internacional de gran renombre en la cual cada año se suman más participantes.