Dalt Vila es el núcleo histórico por excelencia de la ciudad de Ibiza y considerado el emplazamiento cultural y artístico más importante de la isla.

El 4 de diciembre de 1999, la UNESCO declaró a este recinto amurallado del periodo renacentista como Patrimonio de la Humanidad por ser la fortaleza mejor conservada del Mediterráneo. Asimismo, incluyeron los barrios de Sa Penya, Es Soto, la Marina y la Necrópolis des Puig dels Molins situados en sus aledaños, los cuales han ido ligados al casco antiguo de Ibiza durante su historia. Su construcción se inició hacia el año 1555 bajo el reinado del rey Felipe II y la obra la dirigió el ingeniero italiano Giovanni Batista Calvi.

El recinto histórico monumental tiene su entrada principal en el Portal de ses Taules, un puente levadizo frente al mercado viejo de Ibiza, en el barrio de la Marina. Todos los domingos de verano, durante la mañana, se organiza un mercadillo de productos locales y artesanos de la isla. Este acceso se conoce como “el Rastrillo” donde accederán a un bello patio de armas y a la Plaça de la Vila. El recinto y su muralla se componen por siete baluartes: El de Sant Pere o es Portal Nou, otro de los accesos situados junto al parque Reina Sofía; el de Sant Jaume, que alberga un pequeño centro de interpretación sobre las murallas; el de Sant Jordi que aún se pueden observar los antiguos restos arqueológicos de la muralla musulmana; Sant Bernat, ofrece una espectacular vista hacia Formentera y Ses Salines; Santa Tecla, Sant Joan y Santa Llúcia, este último alberga el antiguo polvorín, actualmente es una sala de exposiciones y además, es otro excelente lugar para contemplar el puerto y la ciudad de Ibiza.

Dalt Vila constituye el marco incomparable de los grandes eventos, artísticos, culturales y sociales de la isla que se celebran durante todo el verano. El “Ibiza International Meetic Summit” en mayo, el “Ibiza Jazz Festival” que se celebrará a finales de agosto, en algunas ocasiones la “Pasarela de Moda Adlib”, así como, visitas teatralizadas, conciertos de música en vivo y una multitud de actos que se organizan durante las fiestas patronales de San Ciriaco, el 8 de agosto. Sin duda, el evento más significativo de estos últimos años es “la Feria Medieval” que se celebra durante tres días, el segundo fin de semana del mes de mayo.

La ciudadela se ha convertido en un gran museo al aire libre que acoge los lugares culturales de mayor interés. En el punto más elevado podemos visitar la Catedral de estilo gótico, en cuyo interior alberga el Museo Diocesano; Junto a ella se sitúa el Castillo y la antigua casa del Gobernador, hoy en día se encuentra en rehabilitación para convertirse en un hotel Parador y además, en la plaza de la Catedral se ubica el Museo Arqueológico. Siguiendo el recorrido llegarán hasta la plaza del Ayuntamiento, en sus alredores podrán visitar la iglesia de Santo Domingo, el Convento de los Dominicos, Can Botino, sede del ayuntamiento, la iglesia de Sant Cristòfol, la Capilla de Sant Ciriac, el Museo Puget, el Centro de Interpretación de Madina Yabisa, la Casa Broner y el recién restaurado Museo de Arte Contemporáneo.

Dalt Vila es toda una pequeña ciudad. En sus calles y plazas empedradas encontrará tiendas y comercios auténticos, sobrosos restaurantes de diferentes tipos de cocina, locales de moda de dispar estilo y ambiente, agradables terrazas e interesantes galerías de arte. Un pequeño microcosmos cosmopolita en la isla de Ibiza.