Una de las tradiciones más típicas y auténticas de Ibiza y que ha perdurado hasta hoy, son sus bailes tradicionales (ball pagès). Muestra clara de la cultura y folklore popular ibicenco. Todo lo que le rodea, no sólo el baile en sí, los instrumentos musicales, las canciones y los trajes tradicionales. Es habitual que en las fiestas patronales de cada localidad haya demostraciones de este baile tradicional en los portales de las iglesias y en los pozos más antiguos.

En unas pinceladas, podríamos decir que es una danza en la que el hombre invita a bailar a la mujer con un golpe fuerte de castañuelas. Un sutil flirteo donde los bailarines van ataviados con vistosos trajes y joyas tradicionales, llamadas emprendadas.

Los tipos de baile más comunes son,

La Corta (Sa Curta, en ibicenco). Es con la que comenzaba la fiesta, bailada por el propietario del pozo, el heredero de la casa o los suegros de la novia, según el evento. Dura poco tiempo, el ritmo de la música y los pasos son bastante lentos. Sa Curta es la más adecuada para personas mayores.

La Larga (Sa Llarga), donde el bailador elige a la chica con un toque de castañuela, la música dura más tiempo y su ritmo es más rápido, de esa manera los jóvenes demuestren su fuerza. Al acabar el baile, el chico se arrodilla frente a la dama disculpando su osadía. Ella le corresponde con una pequeña reverencia.

Hay más variedades, aunque Las nueve rodadas (Ses nou rodades), sea posiblemente el baile más importante y quizás el más bonito que hay en Ibiza. Ceremonia nupcial, donde nueve parejas de novios salen al mismo tiempo, al contrario de los otros bailes que siempre elige el chico su pareja, los chicos hacen una serie de círculos, luego la pareja se separa y se encuentran de nuevo en el centro, a partir de la sexta vuelta, las chicas enseñan sus anillos (24 anillos por chica), que eran regalo del novio.

Los instrumentos músicales que siempre acompañan al ball pagès son, las castañuelas (castanyoles), hechas de enebro y de gran tamaño, el tambor, la flauta, el Espadón (Espasí), instrumento metálico de percusión, que recuerda una espada y se toca con una barra metálica, su sonido es parecido al del triángulo y la chirimía (xeremia), que no acompaña el baile pero es un instrumento de viento muy tradicional de Ibiza, era utilizada por los pastores y para sonadas improvisadas.

Fotografía Descobrir.cat