En el post de hoy os acercamos a algunos de los detalles más importantes de algunas de las maravillosas iglesias que encontramos en los pueblos del municipio de Sant Joan. Las iglesias de Ibiza son siempre interesantes, historia y la arquitectura ibicenca más auténtica.

Podemos empezar por la misma capital del municipio, el pueblo de Sant Joan de la Labritja. Donde encontramos una iglesia que constituye una excepción en cuanto a lo que se refiere la arquitectura de las iglesias de los pueblos de Ibiza. Sería más común a iglesias de la España peninsular, con una única nave rectangular, siete capillas y un peculiar campanario. De su interior se puede resaltar la bóveda de cañón sobre la nave única y las pinturas tipo mural que representan las figuras de Cristo. Además, encontramos la casa parroquial adosada al templo. Fué terminada en el año 1770 no sin antes haber sido objeto de peculiares disputas entre los vecinos y la jerarquía eclesiástica. En el lugar donde está erigida, había antes una capilla donde los vecinos podían acudir sin tener que desplazarse a Santa Eulària o Sant Miquel. Años después cuando el obispado decidió la construcción de un nuevo templo, los vecinos se negaron a que se levantara en otro lugar que no fuese donde se encontraba la ermita de Milà. Esta no era la solución que más agradaba al obispado pero tuvo que ceder ante los vecinos que además eran los que iban a construir el nuevo templo con sus propias manos.

La segunda de nuestras paradas será en la bonita y fortificada iglesia del pueblo de Sant Miquel de Balansat.

Cuando nos ponemos frente a ella, lo primero que nos vendrá a la cabeza será la idea de que estamos frente a una fortaleza, muy típico en las iglesias de Ibiza. Eran construidas tanto para atender las necesidades espirituales de la población como para protegerla ante las invasiones de distintos y no bienvenidos visitantes. Pero al mismo tiempo también es singular respecto a otros templos, es el único con planta de cruz latina. También es interesante comentar que está situada en lo alto de una colina (Puig de Missa), con unas vistas maravillosas a los campos ibicencos. Erigida en el siglo XV, también destacar los frescos (s. XIX) que se encuentran en una de las capillas laterales y fueron descubiertos recientemente.Como datos curiosos indicar que Al tiempo que se añadían las capillas (más modernas), se construyó la casa parroquial sobre la bóveda del templo, con la idea de proteger también la residencia sacerdotal de posibles ataques piratas. El patio está rodeado de construcciones y pavimentado con losas de piedra y se accede allí desde el sur por un conjunto de tres arcos. Otro detalle curioso es que La puerta principal de la nave era la entrada de los hombres, mientras que la lateral era la que usaban las mujeres.

La Ibiza más auténtica.

Nos despedimos hasta la semana que viene desde el blog del hotel Can Planells.